TURISTA, EJE DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA

Ponencia presentada por:
Alberto Colorado Estrada
Director de Segmentos Especializados

TURISTA,
EJE DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA
Primer Encuentro Internacional de Patrimonio, Desarrollo y Turismo.
Ciudades Pequeñas Patrimonio Grande.
Ciudad de Chihuahua, México. 
21, 22, 23 de septiembre 2001.


Quiero Iniciar mi participación parafraseando al escritor sudamericano Vicente Verdú, con una deliciosa descripción del turista, ser alienígena que invade con su presencia e inteligencia, nuestros mundos llenos de sitios que descubrir centímetro a centímetro y aparecida en el diario EL PAÍS; el sábado 14 de julio de 2001.
Hasta hace muy poco, el turista soportaba una consideración infame. Dentro de la noble pasión por conocer pueblos, el turista aparecía como un mirón barato que ponía más atención en el precio de una baratija que en el valor de un capitel, en el picante de una pizza que en los resoles del Partenón.
En torno al maldito turista ha ido a formarse una corteza cultural compuesta por personas licenciadas, viajeros rebozados de cultura, que seguidores de alguna guía ilustrada y recientes lectores de una novela histórica ambientada en Tutankamón despreciaban al turista vulgar. Sobre estos seres cultos crecía además un entorno habitado por otros cualificados conocedores de esto y aquello, delicados observadores de las ruinas armenias, amantes de la fauna y enfermedades pandémicas en Gambia y doctos exquisitos que componían la raza pura de los viajeros como verdaderas alhajas para la aventura. En el centro, en suma, de estas especies calificadas para viajar radicaba el subproducto turístico, un artículo cultural a desdeñar o una sustancia masiva que debía sortearse en las excursiones. Tal ser apestado es hoy, sin embargo, una vez que el mundo se ha convertido por entero en un parque temático, que los negocios de souvenir en San Francisco están en manos de coreanos, los de Copenhague en poder de los rumanos ó en Málaga bajo la administración de marroquíes; que los karaokes de cualquier parte forman una red mundial de recién casados cantando iguales melodías y que los monumentos, uno a uno, han ingresado, reciclados, y desinfectados, en los itinerarios normalizados del tour operador, el turista -digo- es una especie humana de extraordinario valor. no un ser, como antes, desplazándose como un bacilo de autobús en autobús, sino que permanentemente, noche y día, 365 días sobre 365 días, ha emergido en el mundo como una etnia, con sus costumbres, su alimentación, su cultura, sus deseos, sus ritos, y tan importante en número como son ahora los habitantes de la India. Esa masa ingente, trashumante, ha dejado de ser por completo una anécdota cualquiera de la Humanidad. Es ya la Humanidad. Una de sus porciones más suculentas, decisivas, dinámicas y humanas.”
La descripción si duda ilustra la percepción humana del turista, quien más allá de todo lo anterior representa expresiones cuantificables y cualificables del turismo, mismas que describo a continuación:
Para el año 2020, el estudio de gran visión para el turismo prevé que habrá 1.561 millones de llegadas de turistas internacionales en todo el mundo, que generarán 2 billones de dólares.  Es decir, se estiman tasas de crecimiento medio anual del 4.1% y del 6.7% respectivamente.
No obstante estas enormes magnitudes, el turismo internacional todavía tiene mucho potencial por explotar.  Se estima que el nivel de penetración en la población potencial efectiva, es decir, sin considerar a aquellos que por impedimentos físicos y económicos no puedan viajar, para el año 2020, será de un 7% de la población mundial.
Hacia el año 2020, la mayoría de los países industrializados se acercarán a sus techos por lo que se refiere al turismo interno, previéndose que sean los países en desarrollo los que verán incrementos en las proporciones de la población que participa en el turismo interno.
Parece razonable afirmar que se mantendrá una relación de 10 a 1 y de 3 ó 4 a 1 entre el turismo interno y el internacional, en lo que se refiere al número de llegadas y al gasto respectivamente.
El cambio más destacado que se presentará en los principales destinos visitados en 2020, tiene que ver con la ubicación de China al frente de los países con más llegadas de turistas.
Por lo que hace a los mercados emisores, Alemania se situará a la cabeza, seguida de Japón, relegando al tercer puesto a actual primer mercado, Estados Unidos.
Respecto a la distribución de las llegadas por regiones, se observa lo siguiente:
Europa seguirá siendo la región de destino más importante, aunque su tasa de crecimiento –por debajo de la media mundial- reducirá su participación global de mercado del 55% al 47%.
Asia – Pacífico continuará creciendo a un ritmo de un 6.5% anual, desplazará a América como la segunda región de destino, alcanzando una cuota de mercado del 26%.
En 1995, el porcentaje de llegadas de larga distancia era del 18%.  Para el 2020, se estima que esta cifra pasará a ser del 24%.  Este espectacular crecimiento en las llegadas de larga distancia, será aún más acusado en la región americana en la que –de registrarse en 1995 un 23% de ellas- para el 2020 pasará a ser el 38% sobre el total.
Finalmente, por lo que emisoras, Europa seguirá siendo la más significativa, correspondiéndole casi la mitad de todas las llegadas a pesar de su modera tasa de crecimiento (del 3,5% entre 1995 y 2020).  Por otra parte, las llegadas internacionales procedentes de Asia – Pacífico experimentarán un elevado índice de crecimiento en los próximos años, con lo que superarán ampliamente a la región Americana.

Aspectos Cualitativos
Existen muchos puntos de contacto entre el análisis del entorno que presenta el documento base y los factores determinantes e influencias más importantes para el desarrollo del turismo, identificados en el multicitado estudio Turismo: Panorama 2020, por lo que sólo se harán en este apartado dos observaciones sobre el tratamiento de dicho entorno y, más tarde, en el segundo capítulo, en el análisis de los escenarios, se retomarán algunos de estos puntos.
Asimismo, se presentan en este apartado una breve descripción –también con puntos de coincidencia con el documento base- de los aspectos más destacados de la evolución de los segmentos- productos de cara al año 2020.

Economía y Tecnología
El informe de base no es suficientemente explícito en cuanto a las perspectivas del futuro económico del planeta por lo que parece conveniente hacer un apunte sobre el hecho de que, si efectivamente se esperan crecimientos del turismo como los antes mencionados, necesariamente hay un moderado optimismo en cuanto a la evolución económica del mundo.
Existe un consenso más o menos generalizado en cuanto a que las tasas de crecimiento económico mundial continuarán siendo de moderadas a buenas, siendo previsible también que los resultados de los nuevos “tigres” económicos se sitúen por arriba de la media.
El estudio 2020 supone una probable expansión de la riqueza mundial del 3% anual.  De esta manera, el crecimiento del turismo será superior, tanto en llegadas como en ingresos, al crecimiento económico mundial.
El incremento en la brecha entre países ricos y pobres y la extensión de los procesos de armonización monetaria son variables que deberán considerarse para matizar la evolución de la economía planetaria.
Existe un consenso en que los dos hechos más significativos del “boom” turístico de la segunda mitad del siglo XX han sido la generalización de las vacaciones pagadas en los países industriales y la notable evolución de los medios de transporte.  Un billete aéreo Europa-México costaba, en 1970, 1.000 dólares y hoy día es factible encontrarlo, incluso, por debajo de los 500 dólares, a precios corrientes.
Es razonable entonces esperar que la evolución tecnológica no solamente tenga sus repercusiones  en Internet y otras tecnologías de la información, sino que, en tecnología dura, como en el caso del transporte, se presenten avances notables.
El avión Airbus 3XX, que entrará en operaciones en el 2005, ya cuenta con pedidos en firme.  La misma firma Airbus estima que la demanda de nuevos aviones comerciales en los próximos 18 años es de un poco menos de 15,000, de los cuales alrededor del 7% -poco menos de 1,000 aviones- serán de gran capacidad de pasajeros –promedio de 600- previendo que, en la versión de mayor capacidad (casi mil pasajeros), existan 48 aviones operando en el 2020.
Por otro lado, aún no está claro cuál será la incidencia de la biotecnología en el fenómeno turístico.  Sin embargo, esta otra nueva revolución es de efectos tan dramáticos que tarde que temprano marcará al turismo.

Segmentos y productos

Ecoturismo
Este es probablemente el segmento de mercado que crece a mayor velocidad y sin duda abre una extraordinaria oportunidad para países que, como México, cuentan con una megadiversidad biológica.
En la práctica ha habido un abuso del término que ha llegado al grado de que, en Nueva Zelanda, ha sido eliminado este término dentro de la promoción del país.  La demanda de ecoturismo oscila desde pequeños grupos de personas con intereses ecológicos específicos, que pueden incluir investigaciones científicas, a aquellos otros grupos numerosos de personas comunes y corrientes que desean agregar, como complemento a su vacación tradicional, una visita o excursión a una reserva natural.
El ecoturismo abre una ventana al financiamiento de proyectos de protección del medio ambiente a través de su uso responsable.

Turismo cultural
El turismo cultural reviste muchas formas y niveles de intensidad y, al igual que el ecoturismo, es diferente en función de quien lo practica.  Es decir, por un lado puede ser la motivación central del viaje, incluso de carácter académico y, por otro lado, representa una posibilidad más dentro de los opcionales de una vacación tradicional.
La gestión de los enclaves y el control del flujo de visitantes representa un reto para las administraciones locales y nacionales.
Con respecto tanto al turismo cultural como al ecoturismo, surge una formidable oportunidad de mercado para los pequeños proveedores especializados.

Playas
El surgimiento de nuevos patrones de conducta de los viajeros, que favorecen la creación de productos ecoturísticos y culturales, no implica necesariamente la muerte del turismo masificado, que encuentra su exponente por antonomasia, en el turismo de playas.
Es decir, sol y playa es y seguirá siendo en los próximos años, el segmento más importante.
Está claro que la actitud y el comportamiento del turismo de este segmento ha evolucionado mucho desde los años 70.  Ahora están más interesados en llevar a cabo algunas actividades, en conocer y relacionarse más con el entorno, por lo que aparecen cada vez más viajes sobre la base de sol y playa que se combinan con otros motivos.  Ha de mencionarse la buena acogida que han recibido los destinos de playa que se alejan del uso intensivo del territorio y que ofrecen un producto más exclusivo.

Turismo temático
La hipersegmentación de los mercados, producto de una individualización de los gustos y preferencias de las personas y de un manejo sofisticado del marketing, no ha sido ajena al turismo.  La página de Internet “Speciality Travel Index” identificaba el pasado domingo 357 patrones de posibles de viaje.
Este sin duda uno de los segmentos más apetecibles y con mayores posibilidades de obtener una respuesta del mercado más o menos rápida; sin embargo, la accesibilidad a cada uno de los intereses especiales supone conocer las claves del éxito en cada caso, muchas de las cuales no tienen nada que ver con la comercialización tradicional.  Por ejemplo, en el caso de los observadores de aves no casuales, en donde la decisión y organización del viaje está mayormente influenciada por el club de observadores al que pertenecen los potenciales turistas.
El turista como heredero natural del viajero, quiere ir más lejos, más alto, más rápido, más profundo.  Así surge el turismo de aventura, heredero directo de la tradición de los grandes y grandiosos desplazamientos de los viajeros del pasado.
El Himalaya, el Ártico, la Amazonia, el fondo de los mares –para ver el Titanic por ejemplo- e incluso el espacio exterior son el escenario antes solamente imaginado pero que ahora está al alcance del intrépido. . . con presupuesto.
Alimentado por el “Indiana Jones” que todos llevamos dentro, el turismo de aventura es emblemático del nuevo turismo y es también uno de los segmentos de mayor velocidad de crecimiento y al igual que en los casos de ecoturismo y turismo cultural, los que lo practican lo hacen como el tema central del viaje o como el complemento de un viaje tradicional.
Asimismo, el concepto de aventura además de que depende de la concepción personal, demanda un riesgo más o menos controlado.

Cruceros
Para algunos el producto perfecto, para otros una muestra de todas las deficiencias de un modelo de enclave.
Sea como sea, este es uno de los segmentos que crece a mayor velocidad y en los que existe  una mayor dinámica en cuanto a la conformación de los productos turísticos.  El crucero ha dejado de ser la experiencia glamorosa reservada a gente de la tercera edad adinerada y se ha convertido en opción alcanzable y deseable para un variopinto mercado.
Los viajeros que realizan cruceros se cuentan ya alrededor de los 10 millones anuales y la lista de buques en construcción se incrementa constantemente.

Negocios
En sus diferentes modalidades, este es el segundo pilar del negocio turístico.  Su buena marcha obedece al funcionamiento razonable de las economías y aunque ha sido amenazado por las tecnologías de comunicación –como las videoconferencias y en general el Internet- su desarrollo exitoso continúa y es parte fundamental de la mezcla de marcados de las grandes ciudades.
Guadalajara, Veracruz y Monterrey en la experiencia mexicana, han atestiguado el beneficio de poseer centros de exposiciones.


Finalmente quiero destacar que el desarrollo del turismo en los próximos años, dependerá de la imaginación y creatividad de los desarrolladores de productos quienes tendrán que enfrentar el reto de diseñar productos para segmentos cada vez más exigentes y cada vez mejor informados, que como comente al inicio de mi presentación son seres que más allá de la ciencia ficción buscan descubrir milímetro a milímetro nuestro espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada